Coronel Eduardo Augusto Escudé  

 

Hijo de José Escudé Nadal y de Inés Cuello. Egresó como bachiller del Colegio Sagrado Corazón de Tucumán, y luego como subteniente del arma de Infantería del Colegio Militar de la Nación, Promoción Nº 68.

 

Al contrario de su hermano Juan Carlos, desde joven simpatizó con el peronismo. Sintiéndose relegado por las Fuerzas Armadas debido a su identificación con ese partido, pidió y le fue concedido el retiro efectivo en 1957 con el rango de teniente coronel.

 

Al poco tiempo se trasladó a Tartagal, localidad salteña en la que su suegro, Francisco Prieto, era el alcalde. El 30 de noviembre de 1960, en liga con el general Miguel Ángel Iñiguez, se sublevó desde allí contra el gobierno de Arturo Frondizi.

 

Aunque tuvo la oportunidad de huir a Bolivia, como hicieron otros, prefirió enfrentar las consecuencias y quedó detenido. Fue llevado a Rosario, donde fue juzgado por un Consejo de Guerra que lo condenó a diez años de prisión en el Penal Militar de Magdalena, la más dura pena que hasta ese momento se había impuesto a un militar levantisco en la Argentina. Fue destituido y se ordenó retirar de todas las bibliotecas de oficiales su libro El Batallón de Monte (Buenos Aires: Biblioteca del Oficial, Círculo Militar, 1955). También recibió una notificación del Círculo Militar informándole que “ya no es considerado miembro de la institución”.
Después de un trabajoso trámite, su mujer comenzó a cobrar una  “pensión de viuda”, todo un símbolo de que había dejado de existir para el Ejército.

 

Después de tres años de prisión, fue liberado. En mayo de 1971 reincidió en su rebeldía, participando de una conjura liderada por el general Eduardo Labanca para derrocar la dictadura de Juan Carlos Onganía y permitir el retorno al país de Juan Domingo Perón. En esta ocasión sólo fue arrestado brevemente. 

 

Cuando Perón regresó a la Argentina y asumió su tercer mandato, Eduardo Augusto Escudé fue reincorporado al Ejército como oficial en retiro efectivo y ascendido a Coronel de la Nación. Disfrutaba de la confianza del caudillo argentino, y fue Jefe Militar de la Residencia Presidencial de Olivos durante la última presidencia de éste y la malhadada gestión de María Estela Martínez de Perón.

 

Casó en primeras nupcias con Blanca Prieto Ponce de León, enviudó en 1975 y casó en segundas nupcias con Edith Oliver. Tuvo tres hijos: Eduardo Francisco, Inés Virginia y Marta Cecilia. Su hijo mayor se suicidó en 1981.

 

El coronel Escudé publicó dos libros: además de El Batallón de Monte, que es un manual técnico sobre la contrainsurgencia, expuso sus ideas políticas en Por Dios y por la Patria (Buenos Aires: Organización San José, 1968). Fue el precursor de esta buena costumbre entre los Escudé de Argentina. Falleció en 1985.